Una bacteria, el gran avance en reciclaje de envases de plástico

Una bacteria, el gran avance en reciclaje de envases de plástico

Científicos japoneses descubren una bacteria que come plásticos; su investigación promete avances en materia de reciclaje de envases de plástico.

El descubrimiento se dio a conocer en la revista Science, y parecía contradecir algo que se tenía asumido: los plásticos no son biodegradables.

Un equipo de científicos de la Universidad de Kioto, en Japón, llevaba 5 años investigando con microorganismos y plásticos, cuando dieron con una bacteria capaz de descomponer el polietileno tereftalato (PET).

El PET es un plástico muy común, utilizado ampliamente por la industria alimenticia para el embotellado de bebidas, la farmacéutica para envasado de medicamentos, y con otros usos en la industria textil, por ejemplo. Algunas de sus propiedades, como su alta cristalinidad, hacen del polietileno tereftalato un material muy resistente que perdura en el tiempo, aun expuesto a la intemperie en un medio natural. Estas características habían llevado a considerar al PET, como a la mayoría de polímeros, no biodegradable.

Ya existían antecedentes; microorganismos que ejercían algún tipo de degradación sobre materiales plásticos. Pero, a diferencia de la nueva bacteria, no eran demasiado eficientes.

bacterias¿Cómo descompone el plástico esta desconocida bacteria?

Los científicos japoneses recogieron 250 muestras de lugares contaminados con partículas de PET en busca de microbios que pudieran alimentarse de este plástico. Una de esas muestras contenía una cepa que resultó ser una variedad desconocida del género Ideonella, que los científicos han bautizado como Ideonella sakaiensis.

La responsable de que este microorganismo pueda descomponer el PET es la encima ISF6_4831, que convierte el polietileno tereftalato en una sustancia que, a su vez, vuelve a ser procesada por otra encima, la ISF6_0224, que la rompe, transformándola en otros componentes como el etilenglicol y el ácido tereftálico, menos agresivos con el medio ambiente. La Ideonella sakaiensis es capaz de degradar casi por completo una fina película de PET en 6 semanas.

¿Qué posibilidades ofrece el descubrimiento en materia de reciclado de envases de plástico?

En Ecobidón nos hacíamos eco hace unas semanas de una noticia que ha dado la vuelta al mundo: al ritmo actual de contaminación marítima, el peso del plástico vertido a los océanos será superior al de todos los peces del planeta en el año 2050. También hablamos en ese mismo artículo sobre una de las enormes islas de plástico, la del Pacífico norte, que ocupa entre 3 y 7 veces el tamaño de España.

Y es que una de las aplicaciones que podría tener el descubrimiento de esta bacteria devoradora de PET podría ser la descontaminación de espacios naturales, o incluso de los mares.

mar de plasticoCada año se produce más de 300 millones de toneladas de plástico de los cuales solo se recicla y/o recupera el 15%. De esos 300, 56 millones de toneladas se corresponden con el plástico que descompone Ideonella sakaiensis.

Se espera que el descubrimiento tenga aplicaciones, tanto en la descontaminación de ambientes naturales afectados por vertidos de envases de plástico, bidones, botellas, etc., como en el reciclaje, dado que el ácido tereftálico resultante de la descomposición del PET podría utilizarse en la producción de nuevos plásticos que no requirieran de nuevo el uso de derivados del petróleo.

Como empresa que se dedica, entre otras actividades, a la recuperación y el reciclaje de bidones de plástico y envases GRG/IBC, en Ecobidón celebramos este tipo de descubrimientos científicos y seguimos atentamente todas las novedades en materia de reciclaje.

Aunque a los seres humanos nos cuesta integrar nuestros procesos de producción y consumo en el ciclo natural, Entre todos conseguiremos invertir el orden, y poner la tecnología al servicio de la naturaleza.

Share